Psiquiatrasubliminal

Es todo tan fácil de usar y en alta fidelidad. Participa en cualquier lugar incondicional este mismo fin de semana. La aparición de la memoria ablanda el alma. Un puñado de rostros deportivos en la línea de cada estreno local. Novedades buscando el último paraíso. Un continuo ir y venir, incluido un sistema desde mi doble o cómo sobrevivir con cierto veneno artístico en vivo, a base de un gourmet propio.
Un simulador universal con jóvenes que seducen la periferia. Un poco para ti, sólo una vez. Una enorme colección de velocidades indispensables. Genes satélites recorriéndolo todo en la retaguardia. Una historia de insistencia, con sabor envolvente en los rincones. Un montaje en la cabeza, un milagro experimental. Un matrimonio con el accidente, las veces que haga falta. 24 horas de eterno retorno, rodeados de mito social. Un programa culinario de colonización dulce.

??????????

Psiquiatrasubliminal estudia Bellas Artes en Madrid y por un golpe de suerte se traslada a Kassel (Alemania), con una beca, en el año 1989. Con la caída del muro, la inmersión en un nuevo idioma y una nueva cultura se da de bruces con una Bauhaus “intermedial” copulativa. Un taller de experimentación audiovisual donde encuentra sobre todo buenas conversaciones, violencia y consumo inusitado de cerveza fría.
Aprovechando el apodo recibido de sus antiguos camaradas bohemios (“el niño subliminal”), decide tirarse a la piscina videográfica. Para ello recurrirá a todo tipo de libros de autoayuda y ejercicios de introspección intelectual, algunos incluso en alemán. Observa sin gestos grandilocuentes y con una sensata parsimonia ciertos “tics” electromagnéticos que se repiten una y otra vez a este lado del espejo catódico y decide dar sus primeros pasos “artísticos” (no es casualidad que su primer vídeo sea una “performance dedicada” a Marcel Broodthaers, hay que ser humilde).
El tiempo corre que se las pela y durante el espejismo de la Expo 92, el niño subliminal coopera en el proyecto de la Documenta IX: “Let there be TV”, 100 días , 24 horas de televisión experimental.
Después de aquello necesita una cura de desintoxicación y vuelve a viajar compulsivamente. El exilio alemán va tocando a su fin y tiene que retornar a una escena madrileña cocida y desconocida. Aprovechando sus contactos en Alemania con otros becados, que pasaban por allí, decide mantener cierto pulso activo con producciones de bajo presupuesto, por supuesto.
El niño subliminal reconoce su deuda afectiva con el abuelo Nam June Paik y toda la corriente Fluxus y entra en una espiral de circuitos clandestinos de distribución irregular donde se hace lo que se puede. Es adoptado por el colectivo “los niños de la montaña” y por la asociación de artistas “la voz de mi madre”, donde encuentra calor y comprensión.
GDR simultanea desde 1999, su otro heterónimo M.L. , que le permite posicionar obras de carácter vírico en circuitos de arte joven. Tras desarrollar exposiciones, crear algunas piezas de vídeo y engordar su currículum artístico “el niño subliminal” y “M.L.” cesan en sus actividades allá por el año 2001.
[
El niño subliminal entró en una gran depresión por el apagón analógico y M.L. amenazó con presentar una denuncia como siguiera suplantando su identidad].
GDR volvió a la carga con una intervención en el Reina Sofía en 2011.  Ahora se hace llamar psiquiatrasubliminal o Gabriel Díaz Romero, según se tercie.

cuatro ojos

LINKS DE INTERÉS:

http://www.adacyl.org/category/gabriel-diaz-romero/
https://theartstack.com/gabrieldiazromero/collections/own-works
https://www.youtube.com/user/psiquiatrasubliminal

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s