Javier Núñez Gasco

La obra de Javier Núñez Gasco se ha caracterizado por acciones que tratan de plantear problemas y
 situaciones paradójicas tanto a los espectadores como a los contextos en los que se exhibe, y que son
 registradas mediante fotografía, vídeo y otros soportes documentales. La creación de sus acontecimientos
 programados se lleva a cabo en un diálogo con al menos tres ámbitos de recepción: con los medios de 
comunicación de masas (intervenciones en la televisión y creación artificial de noticias que se dan a 
conocer a la prensa); con los procedimientos burocráticos que definen la identidad individual y colectiva
 (creación de empresas que llevan a cabo acciones bajo el amparo de su 
reconocimiento administrativo); y con el propio contexto artístico (establecimiento de reglas de adquisición
y producción de las obras que involucran a los agentes de mediación y a los posibles coleccionistas). 
En este aspecto, estos tres niveles de incidencia, verificables en la mayoría de sus proyectos, tienden a poner en evidencia las contradicciones y los absurdos del mundo administrado invitando al espectador a una aproximación irónica y humorística a la realidad.

javierjavier

La formación de Núñez Gasco en el campo de la escultura (en concreto como graduado en la especialidad de Vaciado y moldeado por la Escuela de Arte y Diseño de Salamanca) da lugar a una primera etapa alrededor del año 2000 en la que explora una dialéctica entre la acción efímera y la huella sobre determinados materiales. En ese momento Núñez Gasco presenta en urnas cúbicas de cristal “fósiles en conserva”, o “fósiles fabricados”. El concepto de la huella se retoma por medio del escáner en obras posteriores. La información de diversos mapas cutáneos es diseminada en imágenes de pequeño formato cuya fragmentariedad no permite reconstruir el cuerpo del que proceden en la exposición Cuerpo e identidad que tendría lugar en el Museo de Salamanca en ese mismo año. El concepto de la huella y el acto de la preservación siguen estando presentes como la antesala nuevas propuestas que se despliegan en Gente corriente, de 2001 que sería expuesta en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Salamanca donde los procedimientos técnicos de registro darán paso a juegos relacionales en los que interviene el público. En este caso los rostros escaneados de una serie de personas, acompañados de una descripción biográfica y personal aportada por ellos mismos, daría lugar a un álbum de cromos editado al modo de los antiguos coleccionables infantiles sobre fútbol o motos de competición.
gasco2
Es esta una transición entre la técnica del registro y las microhistorias personales que instalará en la obra de Núñez Gasco un interés progresivo por el juego social de las imágenes. La referencia a una aproximación lúdica sobre las paradojas de nuestros modos de vida quedaba de manifiesto en proyectos como Ocio y juego, de 2001, que aparecían como metáforas de la futilidad del deseo en el contexto de una economía globalizada. 
El paso del juego a la ludopatía y la incorporación de la banalidad de los medios de comunicación de masas podían verse ya en la Casa Encendida de Madrid, en la exposición colectiva Cultivos, de 2002, en la que se anticipaban algunos de los temas fundamentales que articularán su obra posterior. En el desarrollo de estas propuestas Núñez Gasco interviene en distintos programas televisivos y genera un archivo de apariciones mediáticas basadas en la invención de noticias y anécdotas que son recogidas acríticamente por los periodistas que en ningún caso contrastan la información. La creación de estas situaciones dará lugar a un juego mediático hilarante que sugiere una dependencia del espectáculo tan absurda como preocupante por parte de las empresas y compañías de comunicación.
Por su parte, la exposición Registros en el DA2 Domus Artium 2002 entre noviembre de 2004 y febrero de 2005 daría lugar a un salto cualitativo en la producción de Núñez Gasco. En este proyecto se mostraban escáners de escala real de diferentes personas identificadas con su extracción social y su contexto laboral a través de su indumentaria. Empleadas de hogar, inmigrantes, policías municipales eran presentados en una imagen que escapaba de la convención fotográfica para descontextualizar y presentar al detalle los aspectos identificadores de los personajes.
Estas líneas de trabajo que inauguran sus proyectos de los últimos cinco años marcarán el recurso al vídeo como formato de registro de acciones que se desarrollan como formas performativas con diversos grados de elaboración, y que van a caracterizar sus obras más identificables.
gasco1
Entre el 2005 y el 2008 Núñez Gasco residirá en Lisboa lo que le permite iniciar una serie de proyectos de colaboración con artistas como Catarina Campino o el Teatro Praga con quienes ensayará proyectos escenográficos y preformativos entre los que destaca Metanoite, del 2006 en la Fundacaõ Carlouste Gulbenkian, Gran Auditorio Gulbenkian de Lisboa y Público incondicional, de 2008, desarrollado en el teatro São Luiz de Lisboa. En este momento comienza su serie Resting Pieces (R. I. P) (2005-2009) que aporta una dinámica de producción basada en el concepto de una obra de arte como idea que nace muerta, y que se describe sumariamente en una lápida que físicamente la muestra grabada en el mármol. La idea inscrita queda a disposición del comprador quien tiene dos opciones: la adquisición de la lápida como obra que no será realizada, o la producción y compra de la obra que se describe. La suerte final de estas ideas para producir una obra se pone así a merced de los mediadores propiciando un juego de interacción efectiva y vinculante con el circuito de producción. Entre las obras que han sido realizadas siguiendo las instrucciones descritas en la lápida encontramos Copy Right, tatuaje y fotografía, que se presenta como una reflexión sobre los derechos del autor; Ideal Mix, batidora ideológica, que recrea un objeto cargado de simbolismo; o Naturaleza Muerta, una acción cuyo resultado será una fotografía de gran formato.
 La obra de Javier Núñez Gasco, en conclusión, se ha situado conscientemente en el límite de “lo posible artístico” y ha conseguido generar una coherente y radical propuesta que ha sido en ocasiones asociada a la de otros artistas postconceptuales. Con todo, su individualidad e integridad en el seguimiento de su proyecto le ha excluido de los circuitos de lo previsible y ha conseguido establecer un discurso propio que a través de la gestión de la ironía y la paradoja devuelve tanto al campo del arte como de los medios de comunicación una imagen de sus propias precariedades.
http://www.hamacaonline.net/autor.php?id=258

 

LINKS DE INTERÉS:

http://www.javiernunezgasco.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s